Recepción | YouCoach Skip to main content

Recepción

Recepción

Sigla: 
RI

En el juego del fútbol con el termino "técnica" entendemos un conjunto de gestos, mas o menos complejos, con los que los jugadores se comunican con el balón; la técnica representa la capacidad de transmitir o absorber, a través de nuestro cuerpo, una cierta cantidad de energía para poderla controlar en el interior de diferentes situaciones.

Los gestos técnicos en el fútbol se dividen en:

  •     Tirar
  •     Recibir
  •     Conducir el balón
  •     Contrastar
  •     Golpear de cabeza
  •     Realizar el saque de banda
  •     Parar

Cada uno de estos contiene en si múltiples objetivos del juego y diferentes modalidades de ejecución. Cada entrenador, con la observación constante de sus jugadores, tendrá que saber elegir que gestos estimular, ensenar o corregir con el fin de mejorar las cualidades de los chicos.
La recepción es una de las habilidades técnicas fundamentales para el juego, representa una forma de colaboración y comunicación entre compañeros que a menudo resulta fundamental para gestionar y resolver múltiples situaciones.

Partes del cuerpo interesadas:

    Pie:  

  • Interior   
  • Exterior 
  • Empeine       
  • Suela   
  • Muslo  
  • Vientre  
  • Pecho   
  • Cabeza

 Modalidad de ejecución:   

  • Con el balón por el suelo:
  • Bote pronto   
  • Balón aéreo   
  • Con trayectoria:
  • Colgada       
  • Parabólica
  • Bombeada

Objetivos y aplicaciones en el juego:

    Para para el balón
    Controles orientados:

  • Aproximación       
  • Abriendo       
  • Cerrando       
  • Abriendo (con el exterior)       
  • Girándose   
  • Amortiguación   
  • Enganches   
  • Control de pecho, cabeza...   
  • Con finta

La recepción es la primera expresión técnica del futbolista. Con el termino recepción y sus sinónimos como control de balón o stop se entiende la habilidad técnica de entrar en control de balón con la llegada de un trayectoria de aproximación y de consecuencia hacerse con la posesión de balón.
Esta habilidad técnica esta ligada al comportamiento y al posicionamiento de los jugadores que realizan el gesto, compañeros y adversarios.
La recepción necesita armonía con la situación de juego que el jugador afronta. En el fútbol moderno, un control orientado puede ser rápido, eficaz y la solución ideal para huir al marcaje de un adversario.
Dependiendo de la situación que va a afrontar el jugador en el momento de la recepción se puede hablar de control en el sitio, de control orientado o de control en carrera. En la evolución del fútbol en los últimos anos, la capacidad de realizar, o sobretodo de decidir cuando realizar, un control orientado permite a los jugadores ganar tiempo y espacio para la siguiente acción.

Los espacios reducidos y los desarrollos tácticos como la presión, el presing, la doble marca y las coberturas preventivas han convertido el control orientado en una necesidad para todos los jugadores.
Se presenta entonces para el entrenador la posibilidad de entrenar sea el control en el sitio que el control orientado.
El jugador para poder realizar este gesto técnico de manera eficaz tiene que haber desarrollado de manera adecuada las capacidades coordinativas, la capacidad de orientación y de visión periférica. La coordinación entra en juego en el momento de aproximación y de eventuales controles de balón mientras que la orientación y la visión periférica convierten el gesto eficaz en el desarrollo de la acción.
En las capacidades coordinativas esta comprendida también la capacidad de equilibrio monopodalico que se puede entrenar con ejercicios específicos para los mas pequeños y la capacidad coordinativa de percepción espacio-temporal.
Para realizar un control eficaz el jugador tiene que valorar correctamente la trayectoria, la velocidad del balón y el punto donde eventualmente el balón impactara con el suelo.
Las variables antes enumeradas inciden en el tipo de control que el jugador tendrá que realizar.

TIPO DE RECEPCIÓN

En el sitio
El control en el sitio se realiza en una situación de espacio reducido debido a la posición en el campo donde se encuentra el jugador o a la presencia de compañeros o adversarios en las cercanías.
El control en el sitio se puede realizar con:   

  • la suela del pie   
  • el empeine del pie  
  • el interior del pie   
  • el exterior del pie   
  • el muslo   
  • el pecho   
  • la cabeza

Control orientado
El control orientado permite pasar de una fase de sin balón a un fase de posesión de balón direccionando el balón a una zona libre del campo favoreciendo la sucesiva jugada. Sucede a menudo que el control orientado sea precedido por una finta.
El control orientado se puede realizar con:   

  • la suela del pie
  • el interior del pie
  • el exterior del pie
  • el pecho
  • la cabeza

Control de balón alto/pase aéreo

  • Frontal
  • Lateral
  • De espaldas   
  • Balón colgado

Control de balón raso

  • Frontal
  • De espaldas
  • Lateral 

Control con el empeine del pie
Este tipo de recepción se utiliza en la trayectoria parabólica y en trayectorias perpendiculares al suelo. La pierna que se ha elegido para realizar el gesto, tiene que intentar amortiguar el balón quitándole toda la velocidad. Con un movimiento de aproximación del pie a la trayectoria del balón para luego acompañar el balón hasta el suelo. El tobillo tiene que estar relajado y la pierna ligeramente plegada. La punta del pie en el momento del contacto con el balón se acerca a la tibia. El cuerpo tiene que estar ligeramente inclinado hacia adelante y los brazos abiertos para favorecer el equilibrio.

Control con el interior del pie
Es el modo de controlar el balón mas usada en el fútbol. Se puede usar tanto para parar la trayectoria de un balón raso que para balones que llegan con una parábola. El jugador que ha decidido usar este gesto tiene que absorber la fuerza del balón con el interior del pie. El pie usado para el gesto se tiene que encontrar mas atrás que el pie de apoyo y formar con la trayectoria del balón un ángulo recto gracias a la  rotación de la articulación de la cadera. Con un movimiento de aproximación a la trayectoria del balón sigue un movimiento hacia atrás justo después del impacto con el balón. La pierna de apoyo tiene que estar ligeramente doblada. El jugador tiene que intentar mantener la musculatura relajada para favorecer la fluidez de los movimientos del cuerpo

Control con el exterior
Este tipo de recepción se usa para favorecer la jugada sucesiva como la conducción de balón, dribling, pase o tiro a portería. El ejemplo mas común en el uso de este gesto técnico esta en el control orientado. La superficie de contacto con el balón es la misma que se utiliza para el tiro con el exterior del pie.

Control con la suela
Utilizada para controlar los balones rasos y pases aéreos frontales, esta recepción se utiliza normalmente en los partidos para anticipar al adversario.

Control con el pecho
Este tipo de control se usa para controlar balones con trayectorias aéreas. El jugador que decide realizar un control de pecho tiene que abrir ligeramente las piernas y abrir los brazos hacia adelante para favorecer la estabilidad y el equilibrio de todo el cuerpo, con el busto en dirección de la trayectoria del balón ligeramente inclinado hacia atrás.
Orientando el tronco, con el pecho hacia adelante, en el momento del contacto con el balón, el jugador dirige el balón en la dirección elegida. Los pulmones se tienen que vaciar y los muscular del tórax relajado para favorecer un impacto adecuado con el balón para disminuir su velocidad y controlarlo cerca de los pies para poder jugarlo enseguida.

Control con la cabeza
Las dificultades para realizar este tipo de control derivan de la superficie de contacto con el balón. La frente es una zona poco amplia e indeformable apta para imprimir fuerza al balón. Para los balones con trayectoria aérea donde le balón no impacta con el suelo el jugador tiene que intentar amortiguar la fuerza del balón yendo primero hacia el balón saltando para aproximarse a la trayectoria y nada mas entrar en contacto realizar un contra movimiento doblando las rodillas intentando sincronizar el momento de impacto con el balón y el momento de contacto de los pies con el suelo. En el partido este tipo de control se usa poco porque ralentiza la jugada. En los balones con trayectoria aérea donde antes del control el balón ha impactado con el suelo el control sera mas eficaz, porque permite al jugador dirigir el balón hacia un espacio libre favoreciendo la jugada sucesiva. En este caso el jugador tiene que golpear el balón con la parte central de la frente teniendo las piernas ligeramente abiertas y dobladas permitiendo así reanudar rápidamente.

Control con el muslo
Este tipo de recepción se utiliza para balones con trayectoria parabólica y el punto de impacto es la parte central del muslo siendo la parte mas blanda. La recepción se realiza en dos fases, la primera en la que el muslo se acerca a la trayectoria del balón colocándose en una posición perpendicular al suelo y la segunda en la que el movimiento antes del contacto con el balón la rodilla inicia a bajar favoreciendo un impacto suave con el balón que permite al jugador amortiguar la fuerza y la velocidad del balón.
Esto permite a los jugadores tener el balón cerca a  los pies después del control favoreciendo la sucesiva jugada.
En los ejercicios propuestos los jugadores podrán experimentar múltiples situaciones y por consiguiente acostumbrarse a usar y mejorar el gesto para que sea cada vez mas eficaz. En este contexto el entrenador podrá incidir con correcciones individuales verificando cada vez el grado al que estan llegando los jugadores.