¿Corregir delante del grupo o singularmente? | YouCoach Skip to main content

¿Corregir delante del grupo o singularmente?

¿Corregir delante del grupo o singularmente?

 
Objetivo
Sumario
En este artículo afrontaremos otro tema espinoso: si es más útil corregir los errores individualmente o hacerlo en presencia del equipo
La corrección del error es siempre un momento delicado. Una de las preguntas que nos hacemos es si realizar las correcciones delante del grupo mientras se está trabajando o coger al chico y hablar con él a solas. Como para muchas otras preguntas no existe una respuesta inequívoca. Tener en consideración el contexto en el cual sucede el episodio, los objetivos del momento y las características de la personalidad del chico pueden ayudarnos a tomar la elección oportuna. Intentemos aclararlo a través del análisis de algunas situaciones prácticas.
 
¿Entrenamiento o partido?
Es evidente que si nos encontramos en contexto de entrenamiento es más fácil gestionar el asunto y podemos elegir si realizar la corrección individualmente o con el grupo. Cuando optamos por la corrección individual podemos decidir si acercarnos al chico o pedirle que se acerque a nuestra a posición. En el primer caso optimizamos los tiempos y mantenemos al chico en su posición de trabajo. En el fondo somos nosotros los que estamos a su servicio, no viceversa. Si estamos en un partido, está claro que tendrá que ser el chico el que tendrá que acercarse a nuestra posición. Es aconsejable reducir las intervenciones al máximo posible para mantener una continuidad y autonomía en el juego. El partido tendría que ser un momento en el que el chico da el máximo de sí mismo.
 
Genitori rimprovero allenatore
Otra cosa que hay que hacer es entender si el error cometido es una cosa que tiene que ver solo con un atleta o con más de uno:
  • ¿Es algo que se repite?
  • ¿Otros jugadores estan haciendo el mismo error?
  • ¿Sucede lo mismo a otros jugadores?

Si me doy cuenta que es una "cuestión de equipo" o que hay más jugadores que experimentan la misma dificultad, será útil realizar la corrección con el grupo. En este caso está bien adoptar todas las precauciones a nivel comunicativo de manera que el chico no se sienta ofendido ni atacado. Recordemos que en edad de formación, la aceptación del grupo y la inseguridad personal son elementos importantes sobre los que trabajar. Corregir delante del grupo de mala manera puede avergonzar al jugador y puede hacerle sentir humillado.

Está bien hacer entender al equipo que la corrección del jugador va dirigida a todo el grupo, el cual podría en un futuro repetir el error.
 
Si por el contrario se está convirtiendo en una dificultad específica singular será oportuno hablar directamente con el interesado, de este modo se podrá afrontar la cuestión personalmente con un intercambio comunicativo colaborativo y concreto sobre la búsqueda del problema y de las posibles soluciones. A veces la dificultad del individuo no se reduce a un mero problema técnico, por lo que hablar vis-a-vis permite al técnico entender si es un momento de dificultad de orden psicológico, relacional, motivacional, relacional, etc...
 
Si hemos comprobado que el error es solo individual, afrontarlo individualmente tiene otra ventaja, como la de evitar inútiles interrupciones. Los otros atletas pueden continuar trabajando y manteniendo la atención en la tarea.
 
Entender el objetivo del momento nos da indicaciones sobre el comportamiento que adoptar: si, por ejemplo, estoy trabajando sobre la cohesión del grupo puedo hacer una intervención de equipo; si estoy poniendo particularmente atención a la intensidad y continuidad de juego, puede ser mejor optar por una corrección sin interrupciones. De hecho, esta última opción es generalmente siempre preferible cuando sea posible, para acostumbrar a los chicos a trabajar con intensidad y a dividir su atención en más tareas: conduzco el balón, busco al compañero y control de la posición del adversario manteniendo una orientación del cuerpo funcional al juego mientras el Míster da indicaciones y el jugador está buscando una solución. ¡El juego del fútbol más cognitivo que técnico-tactico!
 
Existen jugadores que entienden la corrección como una cuestión absolutamente impersonal, por lo que no tiene la mínima importancia si es realizada en presencia o no de compañeros; existen otros jugadores que tienen aún que aprender a aceptar la critica por lo que poco a poco tendrán que aprender que no hay nada de personal en el subrayar sus errores. Recordemos que es siempre una buena norma, sobre todo si corrijo al individuo delante del grupo y por consiguiente la crítica esta dirigida específicamente al jugador, decir el nombre. De este modo capturaré enseguida su atención y la de los otros jugadores que sabrán que no me estoy dirigiendo a ellos.

 

Artículos correlativos